No deberíamos emprender dentro del mundo del networking hasta entender el concepto de referencia. Todos los que forman parte de una red de contactos y planean crecer profesionalmente haciendo sano uso de ella, trabajan a conciencia para que los miembros confíen en él y de esta forma conseguir nuevas referencias.

¿Pero se tiene claro lo que una referencia representa? Muchas veces, este no es el caso.

¿Qué Es la Referencia?

En términos muy simples, la referencia es una recomendación profesional o potencial negocio al que se accede a través de uno de los miembros de nuestra red de networking. Entre más y mejor cultivemos nuestras relaciones dentro de los grupos, más voluntad existirá entre los miembros para ofrecer estas referencias.

Lo ideal es que las referencias que entregamos sean ricas en información como, por ejemplo, porqué considera que es una buena referencia para mí, alguna característica personal como el mejor momento para llamarle en función de sus obligaciones o costumbres, si coincidimos en alguna afición, si mi servicio o producto puede encajarle de alguna manera y cuál es.

El nombre de la persona o su número de teléfono son datos que podemos conseguir con Internet. Por ello, la referencia es tan valiosa.

La Importancia de la Referencia

El caso de las referencias es muy especial, pues representa uno de los pilares fundamentales del networking. La importancia de este este elemento reside en su potencia de acercarnos a nuevos contactos que, de alguna forma, están integrados a nuestra propia red.

Este vínculo, aun cuando es lejano, nos da una valiosa ventaja para abordar a la persona o empresa, pudiendo así tener la oportunidad de comunicarnos con mayor efectividad y confianza, ahorrándonos dificultades.

¿Cómo Tratar a una Referencia?

Una de las barreras que hacen difícil el avanzar exitosamente cuando hacemos networking es el miedo que algunos profesionales tienen sobre lo que podría pasar si comparten información de un conocido con el grupo.

La realidad es que las referencias deben ser tratadas con enorme paciencia y respeto, no solo en consideración de la referencia como tal, sino con respecto al miembro de nuestra propia red que nos brindó el contacto, quien no desea que sus conocidos directos reciban un trato inadecuado.

Cuando recibimos una referencia de un miembro del grupo, debemos verle como lo que es: un valioso activo. A ello debemos un respeto especial. Debemos comprometernos a cultivar una nueva y fructífera relación con la referencia.

Que nos entreguen una referencia no es garantía de venta: jamás debemos dirigirnos a esa persona intentando venderle algo. Lo importante es comprender que nos dan la oportunidad de acercarnos a esa persona para conocerle y ver si de alguna manera, en algún momento, puede surgir algún tipo de colaboración, sinergias o inclusive un intercambio de servicios o productos. Esto, pensando en el bien de las dos partes.

Siempre debemos agradecer la oportunidad de conocerle, no sólo a la persona que nos recibe de parte de alguno de los miembros del equipo de Meetwork, sino también al propio compañero de equipo. Siempre debemos de dar el feedback a la persona que nos ha entregado la referencia. Es una forma de mostrar la importancia que le damos al contacto que nos ha dado. Le daremos herramientas en el momento que se encuentre con esa persona referida. Sabrá qué hacer o decir, como por ejemplo, agradecerle la deferencia o generosidad de habernos recibido.